CINEPSIS: Películas para ver en la noche de Halloween

La noche del 31 de octubre es un tiempo ideal para contar historias de miedo que logren alterarnos el pulso, estoy con todo el ánimo y como esta columna no es un club para compartir historias me dedicaré a recomendar las últimas películas de terror o afines que vi y que bien podrían aderezar la noche de Halloween de ustedes, mis lectores.

Historias de miedo para contar en la oscuridad (Dirigida por André Øvredal/2019).

Un grupo de amigos se meten de noche en una casa antigua y abandonada que todos los residentes de la ciudad aseguran que esta embrujada y sobre la que se cierne la leyenda de la bruja Sarah Bellow a quien puedes pedirle que te cuente una historia de miedo aunque el resultado sea la muerte misma, dentro no encuentran a la bruja pero sí, al descubrir una habitación, el libro de cuentos de Sarah. La joven Stella se lleva el libro y descubre que en él  comienzan a escribirse historias que incluyen, uno a uno, a quienes entraron a la casona de la familia Bellow aquella noche,  protagonizando un ramo de leyendas urbanas que acabarán con las vidas de estos amigos en un affaire del horror sobrenatural con la aventura.

Verano del 84 (Dirigida por François Simard, Anouk Whissell y Yoann-Karl Whissell/2018)

Davey es un adolescente de un típico pueblo americano que pasa su verano repartiendo periódicos y coleccionando teorías conspiranoicas en la pared de su habitación, una mañana su vecino Wayne Mackey le pide ayuda para mover una mesa, al hacerlo observa una puerta con cerrojo y candado en el sótano que enciende en Davey la posibilidad de que su vecino sea el asesino en serie que estelariza las noticias de su localidad, posibilidad que va tomando forma conforme encuentra más pistas que comprometen a Mackey que además es un policía del pueblo. Para reunir la evidencia suficiente Davey pide ayuda a sus amigos Tommy, Dale y Curtis con quienes arma un plan para desenmascarar a Mackey.

En clara alusión a La ventana indiscreta (1954), Verano del 84 se mueve en los territorios del cine de suspenso, la nostalgia por la época en la que esta ambientada y la camaradería de los amigos que surgen en esa etapa de la vida.

El conjuro 3: El diablo me obligó a hacerlo (Dirigida por Michael Chaves/2021)

Ed y Lorraine Warren se han ganado el sitial de detectives del terror y lo confirman en la tercera entrega de El conjuro que lleva el eficiente sello de la franquicia: “basado en hechos reales”, la película presenta a David, un niño poseído por un entidad demoníaca y en el exorcismo que le practican no logran expulsarla. El joven Arne Johnson, novio de la hermana de David, invita al demonio a poseerlo para que deje en paz al niño, sin más demora el diablo se muda. Ed Warren que es el único testigo de lo que ha ocurrido y podría advertir del peligro, queda en coma.

Todo parece ir bien hasta que Arne sufre visiones que comienzan a enloquecerlo y acaba asesinando a su jefe a quien confunde con una criatura del infierno, ahora los Warren deben sacar filo a sus aptitudes paranormales para convencer a un jurado escéptico que Arne cometió ese crimen poseído por un demonio y a la vez tienen que enfrentar una maldición de las mismas proporciones que un culto satánico ha depositado sobre ellos.

Barco fantasma (Dirigida por Steve Beck/2002)

El capitán Sean Murphy esta celebrando con su tripulación en un bar cuando se acerca un hombre de nombre Jack, piloto del servicio meteorológico, para decirles que ha captado un barco navegando a la deriva en el mar de Bering, tanto Murphy como sus hombres ven una oportunidad de hacer dinero al reclamar el navío que se encuentra en aguas internacionales. Hacen el trato con Jack, zarpan y encuentran en la ubicación que les dieron al trasatlántico Antonia Grazza que desapareció en 1964, la felicidad por la fortuna que les espera se va disipando con los accidentes, muertes y situaciones que padecerán dentro de la fantasmal embarcación. La escena del inicio, en la pista de baile del Antonia Grazza, baile detenido o cortado por el mal es un aperitivo estupendo que nos arropa en el misterio del qué pasó.

It (Dirigida por Tommy Lee Wallace/1990)

Vi por estas semanas la segunda parte de la película del director argentino Andrés Muschietti, pero recomiendo el telefilm de 1990.

El pequeño Georgie quiere salir a jugar con el barco de papel que ha elaborado, su hermano Bill no puede acompañarlo porque está muy resfriado y afuera llueve a cántaros, Georgie no puede esperar otro día, sale a hacer navegar su barquito por una corriente de agua, lo sigue hasta que un sumidero se traga a la embarcación. Georgie se lamenta, pero una voz que viene del agujero le habla, es Pennywise, un extraño payaso que parece habitar en la alcantarilla, él promete devolverle el barquito si se acerca, Georgie acepta con ingenuidad, ya es tarde cuando ve los dientes hambrientos de Eso.

Bill se siente responsable por la muerte de su hermano menor por lo que junto a su grupo de amigos, los perdedores, tendrán que hacer frente a ese mal que se extiende sobre el pueblo de Maine, en ese punto que es el fin de la infancia y el inicio de la adolescencia son confrontados por lo sobrenatural que los acechará hasta sus vidas adultas y solo podrán vencerlo si primero derrotan a sus propios miedos.

Que la noche de Halloween les sea propicia para ver una buena película de terror que les arranque un grito o, por lo menos, un estremecimiento y al final quede en ustedes la intranquilidad que los haga revisar esos espacios de sus casas hasta donde no llega la luz eléctrica y ya echados sobre sus camas los sobresalte la idea de que alguien o algo los acompaña en la habitación.