Contra todo pronóstico

La mayor virtud que tiene Fanny, es su vocación de servicio, que radica en su alma y comprende pasión, empatía y el espíritu de entrega hacia la actividad que desarrolla. 

Escribe: Rosa María Gamarra Valencia

Fanny Muñoz Vargas trabajó desde los 15 años para poder costear sus estudios en Administración. Su primer trabajo fue de mesera en el restaurant turístico el Davinci, lugar que ella recuerda con mucho cariño, ya que ahí le enseñaron el arte de servir. Posteriormente, cuando culminó su carrera, empezó a laborar en el área administrativa de una constructora y a la par estudiaba una segunda carrera en ingeniería Industrial. Hoy dirige su propio restaurante “Pasaje 90”.

¿Porque un restaurant, como nace está idea?

En el último año, cuando estaba culminando mi carrera de ingeniería Industrial, el cáncer que padecía mi madre se complicó mucho. Esto provocó que deje mí trabajo en la constructora y decidí emprender un negocio para estar más tiempo con ella. Es ahí donde nace la idea de un restaurante, porque con ello podría pasar más tiempo con ella y cuidar de su alimentación. Además que gracias a mis estudios superiores tenía todas las herramientas para ejecutar un emprendimiento y que mejor si este era un proyecto que siempre tuve en mente. 

¿Cuánto tiempo de aperturado tiene?

Aperturé mi restaurante en mayo del 2019. Me costó mucho esfuerzo sacarlo adelante y posicionarlo en el mercado. Cuando lo había conseguido la llegada de la pandemia hizo que cerrará. Sin embargo, la idea de volver abrir estuvo siempre latente. El momento de la reapertura llegó en junio del 2021.

¿Cuál fue tu estrategia de lanzamiento?

Iniciamos con una promoción de apertura, que consta de acumular stickers en una tarjeta  que una vez llena obtienes un menú gratis. Este beneficio es para clientes frecuentes ya que nos encontramos en un zona de mucho comercio y la mayoría de nuestros clientes son trabajadores de la zona. La estrategia gustó mucho a nuestros clientes, es una promoción novedosa y exclusiva de nuestro restaurante. 

¿Cuáles fueron las barreras de entrada que tuviste en este mercado?

Reabrir mi negocio aún en pandemia fue un gran reto. Y ahora se ha sumado la suba del dólar, que trajo como consecuencia el incremento en los precios de los alimentos y el alza del precio del gas. Esto es algo que desde hace más de un mes nos viene aquejando. Pero pese a ello, actualmente mantenemos un precio razonable en beneficio de nuestros clientes.

¿Cuánto tiempo tiene que pasar para recuperar tu inversión?

Nuestra proyección inicial fue de dos años, pero ante estas dificultades actuales, definitivamente se va a prolongar. Esperemos pronto los precios de nuestros insumos se estabilicen y volvamos a hacer nuestra proyección del retorno de la inversión. 

¿Cuál es tu principal miedo?

Que se entre otra vez en cuarentena o haya restricciones en cuanto al aforo y por supuesto que sigan subiendo los precios en el mercado.

¿Qué tipo de comida ofreces al cliente consumidor?

Un menú criollo variado, consta de dos entradas y cinco segundos, de los cuales uno siempre es vegetariano. Ese es otro punto que nos diferencia del resto. Definitivamente es un menú que cumple con todos los aspectos de salubridad que exige esta pandemia. Esto también gracias a que nuestros proveedores, ante la emergencia sanitaria, han asumido el método de entrega a delivery, facilitándonos la logística de compra segura sin contacto y dándonos más tiempo para supervisar la calidad y limpieza de los insumos al momento de que ingresen al restaurante.

¿Este proyecto lo has hecho antes? ¿Por qué crees que ahora sí va a funcionar?

Si lo he realizado antes. Abrí mi restaurante un año antes de la pandemia, al inicio fueron meses muy difíciles, de mucho esfuerzo, sacrificios y más aún cuando a los pocos meses de abrir tuve que enfrentar el fallecimiento de mi madre y todo esto sin abandonar mis estudios de ingeniería. Fue muy duro, pero luego de varios meses de perseverancia y esfuerzo el restaurante empezó a tener más clientela y cuando todo ya estaba estable empezamos con la pandemia. Fue difícil dejar el local. Dolió por qué estaba dejando todo por lo que había luchado tanto. Pese a todo, debo reconocer que me hice aún más fuerte y durante la cuarentena me di el tiempo para analizar todas mis experiencias, hacer un FODA personal. Así que puedo decir que estoy segura que va a funcionar, venimos renovados y con toda la experiencia necesaria. En estos pocos meses que llevamos abierto podemos decir que, a pesar de la situación actual por el Covid-19 y aún con restricciones, tenemos muy buena acogida. Solo esperamos que nuestra economía actual se regule y podamos obtener las utilidades esperadas.

¿Cuál es la diferencia entre tu negocio, con respecto a los demás?

Brindamos una atención rápida, cordial y sobre todo  priorizamos la limpieza, somos enfáticos en el cumplimiento de los protocolos de salubridad que debemos respetar. A esto le sumamos la empatía que tenemos todos los trabajadores del establecimiento para la atención con el cliente, protegemos a las personas y al medio ambiente utilizando bolsas de tela en nuestros servicios de delivery, son muy lindas y características de nuestro restaurante. 

¿Por qué deben venir a comer a tu restaurante?

Porque recibirán una atención de calidad, saludable, rápida y un ambiente muy acogedor.  Sin mencionar que si se vuelven clientes frecuentes podrán acceder a nuestro cuponero y tener un almuerzo gratis. 

¿Qué le dirías a un joven que aún tiene miedo a emprender?

Lo mejor que puedes hacer antes de emprender es aprender, infórmate, estudia, gana experiencia sobre lo que quieres colocar al mercado. Porque mientras más conocimientos tengas, tomarás las mejores decisiones para que tu emprendimiento sea próspero. No solo hay que tener ganas de emprender si no también hay que estudiar sobre nuestro emprendimiento antes, durante y después. Tienen que hacerse a la idea de que, como nuevo emprendedor, no vas a tener mucho tiempo libre, tendrás que esforzarte y estar comprometido con tu proyecto. Porque los números al principio no estarán a tu favor hasta te pueden dar ganas de llorar y querrás dejarlo. Puede haber comentarios negativos a tu alrededor y demás, pero si realmente  es lo que quieres y tienes el coraje para seguir a pesar del cansancio y de las adversidades ten por seguro que el sacrificio valdrá la pena. Ser tu propio jefe es significado de libertad, pero también de mucha responsabilidad y fortaleza.