El alcalde regional Elmer Cáceres Llica

Elmer Cáceres Llica se pasea por la región poniendo las primeras piedras e  inaugurando obras de agua, desagüe y vías, que financia con transferencias a distritos. Sin embargo, consejeros y especialistas, le advierten que son obras que un municipio pequeño puede hacer sin problemas. Debería concentrarse en sacar adelante grandes obras de impacto regional.

Escribe: Roberth Orihuela Quequezana

Una de las políticas principales de la gestión del gobernador regional Elmer Cáceres Llica ha sido promover transferencias financieras en favor de los municipios distritales de las zonas más alejadas de la región, para obras que mejoren la calidad de vida de los pobladores. Una iniciativa plausible, si no fuera porque no está funcionando. Y es que de las 156 obras que recibieron presupuesto desde 2019 solo 16 muestran un avance del 100%, 38 superan el 90% y 76 proyectos tienen un avance menor al 50% —esto de acuerdo al portal de transparencia del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF)—. Hay incluso proyectos del 2019 que no han gastado un sol. Lo peor, advierten consejeros y especialistas, es que se está dejando de lado los grandes proyectos de impacto regional. En palabras del parlamentario regional Harberth Zúñiga Herrera: tenemos a un alcalde regional y no a un gobernador.

LAS TRANSFERENCIAS

La primera transferencia que promovió la gestión de Cáceres Llica se aprobó bajo Acuerdo Regional Nº 033 del 13 de junio de 2019. Se dio dinero a los municipios de Maca y Madrigal de la provincia de Caylloma. Fueron más de S/ 914 mil para el mejoramiento de vías. Ese mismo día se dio otros S/ 758 mil para los municipios de Achoma y Sibayo, también en Caylloma, con el mismo fin. Cabe destacar que esos proyectos ya fueron culminados.

Ese mismo mes el Consejo Regional aprobó otro grupo de transferencias. Esta vez para 26 proyectos de municipios de otras provincias y por un monto total de S/ 23’617.323. De ese total solo 9 obras están culminadas al 100%, hay otras 7 con una ejecución mayor al 90%, 3 que tienen menos del 38% de ejecución y dos que siguen en 0%.

En 2020 la historia es parecida. Se hicieron transferencias para 74 obras por un monto conjunto de S/ 113’161.742. De esas solo 7 están culminadas al 100% y hay 16 que tienen un avance menor al 50%. De esas, la mitad tiene un avance menor al 10% y hay 3 en las que no se ha gastado un sol. Otras 39 tienen un avance mayor al 80%.

Finalmente, en 2021 la historia es más crítica. En mayo y junio se aprobaron las transferencias para 56 proyectos de inversión. De esas solo dos presentan avance y el resto, de acuerdo al portal del MEF siguen en 0%. 

LLICA EL ALCALDE

El consejero regional Harberth Zúñiga es claro con su posición: “Lo digo siempre, lo que tenemos no es un gobernador sino un alcalde regional. Esas obras que hace, pequeñas, no causan un impacto regional, y lo peor es que ni siquiera se ejecutan bien, porque dan la plata pero no ofrecen un equipo especializado que ayude a que se resuelvan los problemas con rapidez. Los municipios reciben la plata y no saben qué hacer porque tampoco tienen los profesionales capacitados. Al final el dinero no se usa para lo que fue entregado”, señala.

Por su parte el consejero José Luis Hancco también respalda esa posición. Hancco además acota que el gobernador no parece haber comprendido cuales son sus funciones. “Lo que hace es entregar el dinero y con eso ya piensa que se libra de toda responsabilidad. Pero no es así. La misma Contraloría advierte que en las transferencias es donde se halla más corrupción. Muchos de los expedientes que hacen los municipios y el gobierno regional llegan a ejecutarse, pero en ese momento se encuentran observaciones. Al final estas no se levantan o se demoran y allí es donde se generan gastos innecesarios. Lo que se debe hacer es encontrar a los funcionarios responsables y sancionarlos”, agrega.

Ambos consejeros señalan que Cáceres Llica debería concentrarse en obras de gran envergadura. “No tiene ningún proyecto grande propio, todos son de las gestiones anteriores, y lo peor es que no los puede culminar. Ahí está Majes Siguas II, el puente Arequipa – La Joya, la vía de Cuatro Carriles del Cono Norte, los hospitales de provincias, el expediente para el nuevo hospital Goyeneche o la segunda etapa de la carretera Arequipa – La Joya o al proyecto de irrigación Arma en Condesuyos. Eso pasa porque no tiene los técnicos adecuados, que no saben cómo hacer grandes proyectos”, añade Zúñiga.

Por su parte Hancco recuerda que la gestión de Cáceres Llica podría al menos centrarse en mejorar la conectividad entre las provincias. “Hasta ahora no se puede asfaltar vías como Andagua – Orcopampa, o terminar la interconexión entre el valle del Colca y los Volcanes, por ejemplo. Solo está haciendo empedrados, mejorando canales, pero eso no es una obra de envergadura”, señala.

FUERA DE FOCO

El analista político Gonzalo Banda lazarte también opina que el gobernador Cáceres Llica ha perdido el rumbo. “Cáceres Llica es un desastre. Es incompetencia tras incompetencia. Hace 3 años me preguntaron qué se espera de él, ¿será antisistema? Yo dije no creo. Me parecía pragmático, pero parece que el hombre tenía aspiraciones de clase antes que atención a las necesidades populares. Ya no se espera nada de él . La cereza de todo esto es que él se metió en el proceso de vacunación y descoordinó todo”.

“Con esto Caceres Llica demuestra que no tiene visión histórica. Un gobierno reformista que se hiciera cargo de Arequipa. Quiere la región para montarse a una moto, subirse a un avión o construir su casa. Hay que preguntarse si tiene una visión de líder, más parece una visión material. Me genera la sensación de que nunca estuvo convencido de su vocación política. Hacía esto con otros intereses”, agrega.

De igual forma el constitucionalista Óscar Urviola Hani. Este apunta que se están perdiendo otro 4 años para el desarrollo de Arequipa como región. “Lamentablemente ha faltado capacidad de gestión y visión de futuro. Cáceres Llica debió privilegiar la autopista Arequipa – La Joya, votada cuantos años y con los estribos oxidándose. Con ese tipo de administración cómo podemos pensar en la proyección de este bicentenario para llegar a un tercer centenario. Debería estar gestionando ante el nuevo gobierno el puerto de Corio o el Gasoducto Sur Peruano”, advierte.