En compás de espera

Aún no hemos conocido los resultados de la votación que se dará en el Congreso de la República con la finalidad de otorgar la confianza al Consejo de Ministros presidido por la premier Mirtha Vásquez, y el gobierno ya ha presentado un proyecto de ley mediante el cual solicitó facultades para legislar en materia tributaria. Este hecho ha sorprendido a la población y al empresariado, en un contexto en el que las autoridades en el Ejecutivo parecieran contradecirse con cada declaración y no ponerse de acuerdo respecto a la línea que tendrá el país en diversos temas.

Varias bancadas han expresado que no darán el voto para delegar las facultades, por temor a que la regulación no sea la más conveniente para el país y que, por el contrario, se comience a perseguir a los contribuyentes, en base a criterios ideológicos que nada bien le harían al Perú; en un tiempo de expectativa para la reactivación y la formalización.

“Mientras el debate político continúa, las mipymes siguen esperando medidas concretas y a la expectativa de que las iniciativas propuestas por el Ejecutivo no quiebren los mercados”.

Es previsible que las facultades no serán delegadas, por lo que no es difícil avizorar que nuevamente empezará un enfrentamiento cargado de amenazas de pedidos de confianza, disolución y vacancia. Los temas centrales en una coyuntura como la actual no pueden ser las relaciones de tensión que existen entre el Ejecutivo y el Legislativo. La lucha contra la pandemia, el avance sostenido de la vacunación y la reactivación económica deben estar entre las principales prioridades de nuestros gobernantes. 

Vivimos una época en que los discursos contradictorios, la confrontación política, los discursos populistas y la ideología infiltrada en asuntos trascendentales de la nación obstaculizan el desarrollo de las pymes y desincentivan las inversiones en el país. Ahora más, con el riesgo de que el gobierno del presidente Castillo finalmente logre imponer un conjunto de medidas fiscales que favorezca a la salida masiva de inversionistas.

Las micro y pequeñas empresas requerimos señales claras de estabilidad que nos permitan reactivarnos. Es por ello que seguimos viendo con preocupación la escasa mención de las micro y pequeñas empresas en el discurso de la presidenta del Consejo de Ministros ante el Pleno del Congreso. Actualmente existe cerca del 80% de informalidad en el país. Muchas de las que se mantienen en este sector son micro y pequeñas empresas. Las medidas de reactivación en torno a las PYMEs merecían un abordaje integral y detallado, a corto, mediano y largo plazo. No basta con mencionar números gigantescos. Era imprescindible que a los peruanos se nos explique cómo se van a conseguir esos resultados esperados.

En el desarrollo del discurso pudimos advertir que las medidas sobre las PYMEs anunciadas por el Presidente de la República, señor Pedro Castillo, no han tenido un correlato en el discurso de investidura del Presidente del Consejo de Ministros. Los beneficios tributarios ofrecidos el 28 de julio pasado se han convertido en una amenaza cierta que también afecta a las PYMES. Mientras el debate político continúa, las mipymes siguen esperando medidas concretas y a la expectativa de que las iniciativas propuestas por el Ejecutivo no quiebren los mercados u ocasionen que los compradores —también pequeños, medianos y grandes— desaparezcan.