Editorial: La caída del Kuntur

Dicen que no hay mal que dure cien años, y parece que el tiempo de Elmer “El Kuntur” “Charlie el más guapo” Cáceres Llica se ha terminado. Casi a la medianoche del viernes el gobernador arequipeño fue detenido en un megaoperativo de la Fiscalía y la Policía Anticorrupción, junto a él otros 20 funcionarios de confianza, como Augusto Palaco, Edwin Esquivel, Napoleón Ocsa, consejeros y hasta su seguridad personal.

Llica y compañía son acusados por lo que todos sospechábamos: de comprar a consejeros para que levanten la mano —como gatos de la suerte chinos— cada vez que sea conveniente. Como para evitar la interpelación de Marcelo Córdova cuando fue gerente ejecutivo de Autodema o como para votar en favor de normas que favorezcan a la venta irregular de terrenos promovido por el consejero Ronald Bernal en Majes Siguas II.

De acuerdo a la Fiscalía los consejeros eran comprados con regalos, whiskys, obras y hasta terrenos en Majes y Caravelí. Un audio confirma como algunos de ellos iban a reclamar sus tierras a un funcionario del gobierno regional. Que buena raza, la de Llica y sus amigos.

Recuerdo que un funcionario de alto rango del gobierno regional me dijo, hace un tiempo, que esto iba a pasar. Incluso decía que le habían informado que en cualquier momento detenían al “Kuntur”. No le creí totalmente, tenía fama de hablar hasta por los codos; pero ahora le puedo dar credibilidad.

Lo que pasó el fin de semana es la muestra de lo corrupta que se volvió la gestión de Elmer Cáceres Llica en menos de 3 años. La primera señal se notó cuando la consejera por Camaná, Chriss Díaz, se volteó de bando en un dos por tres. Y es que cuando asumió el cargo juró fiscalizar la gestión regional, pero tras unas semanas ya se veía que empezaba a votar en conjunto con el oficialismo. Más demoró en caer Ysrael “El Cachete” Zúñiga. El exfutbolista e ídolo del FBC Melgar empezó bien, pero el año pasado pasó descaradamente a las filas del oficialismo e incluso, quién sabe si para demostrar su lealtad, insultó a un consejero de oposición.

Lo único que podemos hacer es esperar a que el Ministerio Público tenga pruebas suficientes para lograr una prisión preventiva contra Llica y todos los que se puedan.Caso contrario es seguro que saldrá airoso y envalentonado.