La importancia de la creatividad

Quiero partir de una frase de Albert Einstein: “La creatividad es la inteligencia divirtiéndose”. Muchos de nosotros tenemos la gran etiqueta de que no podemos ser creativos. Pero es muy contradictorio cuando decimos que somos inteligentes. Entonces la inteligencia permite a todos los seres humanos desarrollar la creatividad, esto implica que primero debemos aprender a creer en nosotros mismos, a sentir pasión por la vida y por las cosas que hacemos. Cuando surge una idea nueva y esta la realizamos entonces estamos poniendo de manifiesto la creatividad y a la vez estamos desarrollando nuestros talentos.

Una persona creativa es aquella que está en constante proceso de autodescubrimiento, para ello es muy importante tener conocimiento, ser flexible y tener presente siempre la motivación para aprovechar el potencial que tenemos cada uno de nosotros. Por ello es necesario tener un pensamiento positivo para generar cosas nuevas que ayuden a la solución de problemas, y al desarrollo de la sociedad.

Dentro de la creatividad juega un papel importante la imaginación. Esta hace que podamos asumir riesgos intelectuales, desarrollar la perseverancia, la curiosidad y estar siempre abierto a nuevas experiencias que nos permitirán el valor de arriesgarnos. Muchas de las personas que alcanzaron el éxito fue porque desarrollaron la creatividad. Incluso podemos poner como ejemplo esta pandemia del Covid-19, que dejó a mucha gente sin empleo y fue justamente la creatividad lo que les permitió sobrevivir y generar nuevos tipos de actividades. Si el hombre fuera simplemente conformista posiblemente nunca hubiera descubierto muchas cosas y quizá las enfermedades, los fenómenos naturales u otros hubieran causado la extinción de la humanidad.

Al ser nosotros seres racionales es inherente que todos somos creativos, razón por la cual debemos poner de manifiesto siempre esas ideas nuevas que tenemos. Solo ello se podrá lograr cambiando de actitud, aprendiendo a valorarnos mediante una autoestima alta y sentir el orgullo que las cosas que hay son transformadas por la inteligencia del hombre. No sentirnos menos que otros, ya que las capacidades creativas no son una exclusividad de algunas personas, sino es algo que tenemos todos. Lo que tenemos que hacer es comenzar a generar ideas nuevas que permitan un cambio y desarrollo en nuestro país. No podemos repetir siempre lo mismo, es necesario hacer cosas distintas que nos hagan ver siempre como innovadores. El repetir lo que otros hacen o hicieron nos convierte simplemente en personas repetitivas y esto es lo que no necesitamos en este mundo.

Para desarrollar la creatividad no debemos ceder ante distracciones persistentes, como programas no adecuados al desarrollo de la inteligencia. Tenemos que aprender a pensar y reflexionar. Y sobre todo a no tener miedo al fracaso tal como nos enseñó Thomas Alva Edison, quien descubrió la bombilla eléctrica después de muchos intentos, y fue su perseverancia la que hizo que su idea se convirtiera en realidad. Finalmente cuando queramos hacer algo debemos tener una gran concentración y al final cuando plasmamos nuestras ideas, alcanzaremos la felicidad.