La resiliencia de nuestra macroeconomía

Los números macroeconómicos de nuestro país vienen mostrando una gran cualidad, y esta es la resiliencia. Esto nos dice que nuestra economía se viene recuperando a pesar de la fuerte caída por la crisis de la Covid-19.

Al mes de agosto del presente año el producto bruto interno creció 11.8% interanual, esto revela una gran capacidad de recuperación del aparato productivo peruano el cual había caído fuertemente durante el año 2020. Sin embargo, ya en el segundo semestre del presente año prácticamente ha recuperado la totalidad de la caída del peor año de los últimos tiempos. Incluso ya existe un porcentaje de crecimiento con respecto al año 2019. 

Otro punto sumamente importante, es que los sectores que más crecieron fueron construcción, manufactura no primaria y agropecuario. ¿Y por qué es importante que la construcción crezca más que otros sectores? Porque es la locomotora de la economía y se considera como un indicador adelantado tanto de crecimiento como de posibles recesiones.

Sin embargo, un tópico que aún preocupa es lo referido a los niveles del empleo formal, que recién en el mes de agosto 2021 tímidamente muestra por primera vez números positivos.

Con respecto al tipo de cambio, luego de varios meses de una fuerte apreciación del dólar, el cual alcanzó valores de hasta 4.15 soles reduciéndose en las últimas semanas hasta los niveles de 3.95. Esto gracias a algunas señales positivas dadas por el presente gobierno, sobre todo el cambio del primer Ministro Guido Bellido, el cual fue reemplazado por Mirtha Vásquez.

Sin embargo, un tópico que aún preocupa es lo referido a los niveles del empleo formal, que recién en el mes de agosto 2021 tímidamente muestra por primera vez números positivos.

Otro indicador adelantado está constituido por las curvas de rendimiento de los bonos del tesoro, las cuales en la actualidad presentan una forma ascendente; es decir, muestran la forma normal de estas, lo cual significa que la economía debería presentar una tendencia moderada al crecimiento. Estos indicadores son de importancia clave porque nos muestran señales positivas de recuperación y crecimiento de la economía en su conjunto.  

Finalmente, podemos decir que nuestra economía tiene sólidos fundamentos, que se han consolidado a través de los últimos 30 años. Y es de vital importancia mantener por lo menos las líneas claves en cuanto a la política monetaria y la política fiscal. Para que de esta manera se tengan los instrumentos y las herramientas para enfrentar posibles crisis que se presentan de improviso, como fue el caso de la Covid-19.