Sobre el pedido de facultades para legislar en materia tributaria

En los últimos días el Ejecutivo ha solicitado al Congreso facultades para legislar en materia tributaria. Sería bueno entender que cuanto más alta sea la carga tributaria que se impone en un país, definitivamente se resta competitividad a la economía de este. Y también es bueno tener claro que los impuestos que se recaudan deben ser adecuadamente administrados, y esto lamentablemente no se produce en nuestro país.

Una buena parte de los impuestos que todos pagamos con gran sacrificio, lamentablemente van a parar a los bolsillos de burocracias ineficientes que laboran en el estado, muchas habiendo llegado a dichos puestos por favores políticos. Es penoso y una gran calamidad comprobar que los puestos laborales en el Estado se han convertido en un botín corrupto al servicio de los gobiernos de turno.

No se debe olvidar que existen más de un millón y medio de personas que trabajan en el sector público, y que gran parte de esta estructura no alcanza la eficiencia que todos los ciudadanos esperamos. Y que el Presidente Castillo, cuando era candidato, criticaba la alta corrupción en el Estado. Sin embargo, propone estatizaciones y mayor participación de las burocracias estatales, en clara contradicción, ya que si en el Estado se presentan grandes casos de corrupción, si lo hacemos crecer, la ineficiencia y la corrupción se multiplicarían.

“Es importante recordar que la inversión extranjera directa se dirige a países que tienen sistemas tributarios modernos”.

Y con este gobierno, se ven claros indicios de que se quieren incrementar las cargas tributarias, con el fin de tener más recursos para realizar “clientelismo político”. Es decir, seguir con el cuento de repartir bonos para crear dependencia de un partido, que se quieren pasar de “buenitos” cuando lo que deberían hacer es promover la inversión privada para que esta cree en forma sana más puestos de trabajo que permitan a la gente vivir con dignidad dependiendo de sus esfuerzos laborales y no de regalitos de “papá” gobierno.

Con todas estas medidas, se vislumbra las nefastas intenciones de gobiernos populistas y de tendencias socialistas trasnochadas, que a lo único conducen es a la pobreza y miseria como se comprueba en países como Cuba, Venezuela, Nicaragua, Argentina, etc., que erróneamente implementaron modelos de economía totalmente ineficientes.

Es importante también recordar que la inversión extranjera directa, que es un motor potente para cualquier economía, se dirige a países que tienen sistemas tributarios modernos que priorizan la amplitud de las bases impositivas, en lugar de las altas tasas tributarias.